X

 
NOTAS
VIDEOS
IMÁGENES
INFOGRAFÍAS
Una pastilla que tuitea al doctor… desde dentro del cuerpo

Como especie, la raza humana es desordenada.

Según la Organización Mundial de la Salud, cerca del 50% de nosotros no nos tomamos las medicinas correctamente, mientras que más del 50% de los fármacos se prescriben, dosifican o venden de forma inapropiada.

Esto no sólo puede tener consecuencias horribles para los pacientes, sino que cada año cuesta millones a los proveedores de atención sanitaria, así que una tecnología que ayude a evitar estas situaciones podría resultar ser lucrativa.

“Las cargas más grandes en nuestro sistema de salud tienen que ver con enfermedades crónicas y las personas que tienen algún tipo de trastorno y necesitan tomar medicinas cada día, apropiadamente. Y lo que sabemos es que la mayoría no lo hace muy bien”, dice Andrew Thomson, presidente de Proteus Digital Health, con base en Estados Unidos, California.

Así que, ¿cómo aseguras que tu madre olvidadiza está tomando regularmente la medicación?

De acuerdo con Proteus, la respuesta está en una pastilla que envíe un mensaje o inclusive un tuit cuando llegue al estómago.

Esto no es ciencia ficción, a pesar de que la empresa muy apropiadamente comparte su nombre con el de Proteus, la embarcación microscópica que con valentía viaja dentro del cuerpo humano, en una película de culto de los años 60 llamada “El viaje fantástico” (Fantastic Voyage).

La clave está en un pequeño sensor digerible que puede estar metido en una pastilla. Funciona como una batería de papa.

“Si clavas un poco de cobre y un poco de magnesio en una papa y la cableas, puedes encender un bombillo. Es una forma básica de química que explica que dos metales diferentes en una solución iónica crea una carga eléctrica”, explica Thompson.

“Lo que hemos hecho es tomar dos minerales absolutamente requeridos en la dieta, uno es cobre y otro es magnesio, y ponerlos en un grano de arena que es menos de un milímetro cuadrado y de manera tal que cuando la combinamos con un fármaco, y lo tragas, te conviertas en una papa”.

El fluido iónico es el ácido del estómago. Se crea suficiente voltaje para alimentar el sensor, que se comunica con un pequeño parche que lleva el paciente, que además registra los signos vitales, el movimiento y el sueño.

Este parche envía todos estos datos a una aplicación que vive en la nube. Se le puede acceder a través de un teléfono inteligente, una tableta o una computadora, y programar para que mande una alerta a la familia, cuidadores o profesionales de la salud que indica que la pastilla ha sido tragada.

Esto es particularmente importante cuando el tiempo es crucial o donde saltarse unas dosis significa que el medicamento dejará de funcionar.

La aplicación también puede hacer un seguimiento a los efectos del fármaco, si la dosis prescrita es la correcta o si sencillamente no está funcionando.

“Si piensas en alguien con hipertensión que no se toma sus medicinas, el resultado a largo plazo puede resultar en cosas como un infarto o un ACV lo que le puede costar al sistema de salud decenas o cientos de miles de dólares”, agrega Thomson.

“Y el costo de las medicinas es de 50 céntimos al mes. Una de las cosas más importantes que hay que entender aquí es que ayudando a la gente a que use apropiadamente la medicina tiene el potencial de salvar cientos de millones de libras”.

Fuente: BBC México

 
¿Qué es México Conectado?
 

NOTAS RELACIONADAS